Europa tiene recursos para salvar la cadena Agroalimentaria: Nuevo webinar participativo y con Networking, camino de #SmartagrifoodSummit 2020
11 mayo, 2020
La Vuelta a lo Rural: Vuelta a las esencias
24 mayo, 2020
Show all

🎬Las compañias de Logistica frente al Coronavirus / Logistic companies face of the Pandemic 🎬🚀✈💺🚂🚊🚛

Los directivos de las principales empresas de Logistica en España nos cuentan cómo han afrontado la pandemía y cuales son los retos de futuro que están abordando y abordarán.

Participan en este webinar Luis Doncel, el General Manager de GLS Spain, Sergio Peinado, Head of eCommerce and Digital Solution de Correos , y Daniel Martinez, Managing Director de CEFETRA. El seminario estará moderado por Juan Francisco Delgado, Vicepresidente de la Fundación Europea para la Innovación., organizadora de los webinar.

Logística y COVID-19: Análisis
La alimentación y la agricultura están siendo afectadas en todos los países como resultado de las medidas para contener el brote de COVID-19. Los impactos difieren entre los sistemas agrícolas y hacen que algunos países estén más expuesto que otros. La mayoría de las actividades agrícolas dependen de la estación y del clima; Siguen un patrón de tiempo, ritmo y secuencia de actividades. Un retraso en la actividad de una puede tener impactos durante todo el proceso de producción, afectando los rendimientos y la producción.

La agricultura intensiva podría ser la más afectada, particularmente donde la producción depende de un gran variedad y grandes cantidades de insumos intermedios, como semillas, piensos, fertilizantes, pesticidas, lubricantes y diesel. Pero también, los agricultores de subsistencia pueden verse afectados. Si bien confían más en su propios insumos agrícolas, muchos tienen que comprar sus insumos en mercados locales o regionales, incluyendo sus semillas, piensos o diesel. Sus cadenas de suministro de insumos suelen ser más frágiles y más susceptible a las interrupciones. Es importante destacar que utilizan más trabajo manual y, donde la enfermedad afecta directamente su salud o su movimiento, esto puede impedir no solo su capacidad de producir para otros, pero también socava su propia seguridad alimentaria.

Trabajo intensivo
La agricultura, como la producción de frutas y verduras, depende en gran medida de una granja temporal o estacional respondiendo al impacto del brote de COVID-19 en las cadenas de valor de los alimentos a través de una logística eficiente durante la siembra, deshierbe, cosecha, procesamiento o transporte a mercados. La falta o la demora en el suministro de estos productos afecta a las personas en el sector informal de zonas urbanas que dependen de productos de las zonas rurales para su subsistencia.
El cierre de restaurantes, cafeterías y vendedores ambulantes de comida, por ejemplo, también pueden conducir a reducciones significativas en mercados de otro modo confiables para muchos agricultores, cuyos ingresos disminuirán cuando los productos no pueden llevarse a los mercados.
En este contexto, mantener un sistema de insumos que funcione en la agricultura es fundamental para un buen funcionamiento de la cadena de suministro de alimentos: de la “granja a la mesa”. Sin una adecuada coordinación estas intervenciones pueden no tener los efectos esperados. Antes se sugiere que los países creen un comité de crisis para tratar el impacto del brote de COVID-19 en el  suministro de alimentos, que involucra, entre otros, ministerios de agricultura, ganaderia y alimentación, transporte, economía, comercio, etc. En España se ha creado este comité. Un comité de crisis como este se convierte en un mecanismo crítico para monitorear y proponer estrategias para minimizar los impactos de el coronavirus en seguridad alimentaria y nutrición a través de la producción agrícola potencial y interrupciones en el suministro de alimentos. Para garantizar que las estrategias sean implementadas de manera adecuada y completa por el operadores del mercado, es crítico que este comité de crisis involucre al sector privado, a través de un comité asesor más amplio de múltiples partes interesadas que incluye representantes de todos los actores en el cadena de suministro de alimentos.
Además las empresas deberán adoptar un plan de contigencias para afrontar la situación.

La Logistica es clave para la cadena agroalimentaria

Hemos visto como el ecomerce tambien ha surgido con fuerza en la cadena agroalimentaria. Hemos visto también como la cadena agroalimentaria en lo que respecta al suministro de materias primas no se ha interrumpido, es más ha sufrido grandes tensiones y no ha disminuido su eficacia. La cadena logística ha sido clave.
El desafío del COVID-19  es un ejemplo que nos permite tener una visión más detallada de las operaciones y las cadenas de suministro de la cadena agroalimentaria, y a su vez, de la importancia en el desarrollo de relaciones más colaborativas y resilientes con proveedores críticos. Las relaciones entre las empresas y el grado de agilidad implícito en los modelos operativos son los que pueden ayudar a las organizaciones a fortalecer la preparación general ante cualquier interrupción. Ahora sabemos que van a existir latigazos de interrupción de la cadena con la pandemia.
Tomemos como ejemplo los restaurantes, que respondieron a la disminución del flujo de clientes a sus establecimientos adaptando sus modelos operativos centrándolos en el cliente. Una estrategia que hizo posible llevar el almuerzo al domicilio y extenderlo a la entrega de paquetes corporativos en la alianza con empresas especializadas. De este modo, vemos cómo los factores desencadenantes de este desafío pueden ayudar a las organizaciones a detectar oportunidades dentro de su actual modelo operativo.
El entorno actual hace necesario que las compañías analicen su exposición a la disrupción generada por la pandemia de COVID-19 y, de este modo, tomar medidas con el objetivo de disponer de una cadena de suministro resiliente ante posibles futuras amenazas e interrupciones.
En concreto, las empresas con amplia presencia internacional o vínculos directos con las áreas afectadas deben tomar medidas inmediatas y, para ello, es necesario contemplar todos los posibles factores de riesgo. Desde los proveedores a los diferentes Tier-n y distribuidores, determinando además si éstos también han realizado una evaluación similar que pueda exponer a la compañía de forma indirecta.
Y, por descontado, en la gestión de riesgos de la cadena de suministro extendida, las áreas afectadas son:
  • La gestión y fidelización de la demanda (origen de la necesidad)
  • La gestión de proveedores
  • El transporte y la logística
  • La gestión de contratos
  • La gestión de inventarios
  • La gestión de la facturación y los pagos
  • El control presupuestario

Muchos retos hemos de abordar en el futuro y las compañias se enfrentan a muchos de ellos relacionados con la cadena agroalimentaria , el seminario ayudará a ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *